viernes, 2 de agosto de 2013

Mi amigo Deme se ha ido.
















Mi amigo Deme, Demetrio, nació en el Jardín Botánico de Madrid hace 17 años. Yo trabajaba allí como jardinero en 1996. Un día de lluvia mi compañera de trabajo, Estela, se lo encontró empapado entre unos arbustos y se lo llevó a casa. Lo cuidó durante unas semanas y me lo ofreció, ya que ella tenía dos gatos y no cabía tanta gente en su casa... Yo siempre quise tener un gato, como lo tenían Hergé o Cortázar, por ejemplo, y lo adopté encantado.
Deme tenía un carácter especial, era uno de esos gatos parlanchines que te contestaba a todo. A veces, mientras trabajaba, apartaba la vista del ordenador y le miraba y él me miraba también y soltaba un maullido seco, como diciendo "yo bien, ¿y tú?".
Durante estos 17 años hemos dibujado juntos. Demetrio es parte de los cientos de ilustraciones que he hecho. Le gustaba dormir a mi lado mientras trabajaba, o ponerse en mi regazo. Otras veces daba con la pata al lápiz mientras dibujaba, o lo mordía...
Hace apenas unas horas mi amigo Deme ha fallecido. Se ha apagado poco a poco. Su cuerpo ya no podía más pero él era muy fuerte y hasta ayer aún caminaba por la casa aunque ya no podía subirse a la mesa... Esta mañana se tumbó para no levantarse más. ¿Cómo voy a dibujar ahora?